Tilsa Otta

Muestra poética

:

Antimateria
Gran Acelerador de Poemas
(2014-2016)

:

:

:

Posiblemente las metáforas tienen la habilidad de detonar ráfagas de neuronas espejo.

A. de Pourtales

:

:Un poema es el resultado de un experimento de conciencia

Un poema verdadero nunca podrá ser probado por la ciencia

Un poema nunca podrá ser probado

Un poema nunca podrá ser borrado

:

:

:

Animal definitivo

Oculta tu guante perro lobo
El pueblo te alcanza y las noches son heavys
Susurra distancia en un viento al oído
Encarna sustancia de dios en colmillos
Sal
Deforma la cola del banco
Reeduca a la institutriz
Diseña el castillo lobo perro
No empines el codo
Cierra el hocico estirando la pata
Trasciende la búsqueda anal y salva el día
Concluye el desorden gitano
Compuesto de planos con bobos
Decora el castillo
Aspirando al eco

Perro
.Perro
..Perro
Tú eres Perro
Lobo……..Lobo
Nacionalízate Lobo
Recuerda tu origen y escupe la fruta
Escribe tu risa en la piel de la oveja
Roba, caza, aniquila
Copula con perras
Copula con lobas
Mata Mata
Ponte en cuatro
Este es tu himno perro lobo
De canto obligado en liceos salvajes
En tardes peludas que a tientas entrañas
Lobo, Perro
Diablo Pobre
Animal definitivo

:

:

:

Creo que disparar un arma dejaría algo conmovido dentro de mí. Disparar al aire sería un crimen contra todo. El aire, un elemento tan preciado, tan precioso. Me parece hermoso el aire. Y dispararle a una persona ni se discuta. Los ojos cerrándose para siempre o abiertos de par en par. Todas las canciones que ponen son para bailar. Pienso que creer en la sangre dejaría algo conmovido dentro de mí. Huir por las alcantarillas también, y  descargar cajas de cartón en un servicio de mudanzas. Bailar ni se discuta. No me refiero a las flores. No me interesa ese tipo de morbo. La fotosíntesis. Reflexión interna total de una materia inorgánica.

:

:

:

Disfruto cada vez más los escenarios extraños, donde todo es nuevo, la infinita variedad de presentaciones de lo desconocido, de los desconocidos. Por ello la carpeta de Spam me genera un placer irracional que no me da el Buzón de correo. Esos remitentes raros, mezclas de falso individuo y empresa dudosa, con mensajes que no me interesan… No, no deberían interesarme… por eso fueron arrojados a este basurero sin siquiera consultarme. Y sin embargo, son un vistazo a una vida que probablemente nunca conozca, una vida ¿posible?, donde tomo diferentes píldoras que compro en oferta, viajo a destinos misteriosos, sigo diversos cursos y diplomados, aprovecho las promociones de restaurantes de comida china y veo las fotos que chicas de todo el mundo me envían de ellas desnudas porque tengo un pene que alargo siempre que puedo.

:

:

:

:

Indivisible
(2005 -2007)

 

El sol se estacionó en mi espacio
Contuve la respiración
para consumar la gran hazaña
de cruzar de un extremo al otro
la respiración
La avenida estaba libre
Un voluntario ciego me llevó a pensar
que las vitrinas me saludaban
y exhibían el caos más costoso
Traído de un futuro muy lejano
confeccionado de plumas y una multitud de hombres
La avenida estaba libre
y proseguí sola
Podía aguantar la respiración
un poco más
si pensaba en la gente que me apoyó
Aquellos que me eligieron
Mi frágil estructura
hecha para el amor
La luna dormía en mi auto
en una posición tan inadecuada
que me dolía el cuello y la espalda
al caminar
y mis pensamientos tiernos se alejaron como
………| un globo que pierde el aire en un instante

Dije todo lo que dije
tal y como lo sentí
pero tan distinto
Ese tiempo fue una serpiente enmarañándose
……………………………| sobre mi piel
Y ya no pude contenerme
El universo invadió cada rincón
creando nuevas colonias dentro de mí
Confronté a los astros
Aceleré hasta que mordieron el polvo estrellado
de mis ojos convertibles
Y conduje y conduje
sin dejar de respirar
hasta hace un rato que me detuve aquí

:

:

:

Millones de ladrillos (compañía constructora)

Pronunciando una palabra que comienza y termina con T, con el cabello ardiente de rocío y verdadero, los oídos petrificándose con una canción lenta que prove­nía de mí. Pensaba que la vida comenzaba y termi­naba con «t», que lo único que la hacía reír eran los carnavales donde se suscitaban añoranzas extrañas y dios medía con una regla el paraíso y lo empapelaba con nuestros rostros que no se despegaban jamás.

Había un barco que no podía soportar porque sus turbinas pronunciaban palabras que no comenzaban nunca, y humeantes clamaban: por la rendija de tu ventana me echaré sobre tu cama, regándome como flores. Y brillando por siempre. Con una rosa blanca tatuada en el invierno, encogiéndose y gimiendo de placer por considerar que una verdad fue descubierta desde que pronunció te amo con bondad, regándose en la sociedad dócilmente, gritando cosas malas; que califico como malas porque alguna vez alguien mencionó que hay ciertas palabras con las que no hay que sujetarse el cabello.

Yo no era una niña desde el momento en que tú eras un superhéroe. Gestioné todo mi Amor desde que rompiste las reglas con las que dios medía mi habita­ción y me arrastraste por el suelo dándome a conocer una mejor calidad de vida, vistosa a todas luces, clavada en mi inocencia ilusa que salivaba con demencia. Sólo atinaba a presenciar episodios que nunca comenzaban, suspirando el fin del mundo que abría grietas profun­das entre las comunidades indias que eran mis ambi­ciones, alimentadas de heno, subidas de peso, medidas por dios como una pirámide por construir.

Un paisaje sin retorno, para hacer el Amor como estrellas porno iluminadas de sensaciones que sólo pueden significar Fantasía. Estimulando tu estrella que nunca se apaga. Los niños que han visto ese astro lo aprecian como a un lobo feroz y saben desde la caída que el cielo es el cuerpo agotado de todos los amantes.

Mi aspiración máxima, aunque a nadie interese, era cortar mis cadenas con el alicate de tu boca angu­losa y despedirme ya de aquellas reglas de los padres con las que dios golpeaba las manos de los obreros hasta partirlas en millones de ladrillos.

Edifiqué todo mi Amor con palabras que no comenzaban nunca, como «Amor».

¿Recuerdas cuando empeñaste tu primer beso en una casa de antigüedades y cuando volviste a reco­gerlo años después era un autoservicio? Esto es como eso. El bus me ha dejado un poco tonta y mientras espero, las vacas mueven la cola tejiendo moscas que morirán tan pronto. Sí, es Amor lo que siento. Lo dudé largamente, las reglas de dios no alcanzarían para medir el tiempo. Hasta que le pregunté al cartero y me dijo que era Amor y que me calle, que era peor que un perro. Y cuando corrí tras él era la felicidad en persona. Lo siento. Déjame ya, sabes que no puedo terminar con esto. Es algo que me hace sentir profunda­mente rosa blanca en el smoking negro de la ciudad y en mis sueños hay templos sin fieles que cantan canciones que no comienzan jamás.

:

:

:

El clic derecho de mi cerebro

Tengo miedo de mi mente
cuando me engaña, me dice sí o no, susurra:
los techos son para los gatos, la piedad es una dieta,
……………………………………….| honra tu alma
Cuando nos adhiere
Cuando quiero
Otro día me voy a cantar en los valles
que tralalí tralalá y lo repito
y lo destruyo
otorgándole un significado irremediable
un antepasado noble
herido de sol
Cantante profundamente cantante
Cuando tengo sueño
y no puedo apagar esa máquina

:

:

:

:

Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo
(2000-1996)

 

Manifiesto de la suciedad al son de las ondas sonoras

millones de millones de exploradores vírgenes
descifraban cuentas regresivas sin albores
electricistas,
susurros que recorren tuberías de agua caliente
para lavar a mano
la ropa blanca:
tiende el entendimiento.

:

:

:

yo no sé bien cómo congregar al ganado
qué haría un perito en estos casos?
qué diría la zarza parlanchina?
cómo retener los haces de luz
sin cometer halicidio.
a los miedos no se les debe matar
porque reviven y
nos devoran el cerebro.
a los miedos hay que pastarlos
hasta que les entre la frigidez,
cuando sus sombras que te cuelgan de los actos
se entumecen
los conduces al rancho.
vas a ver qué bien te rinde.

:

:

:

Oráculo

he de fungir de morada de anochecer
para sintonizar el instante donde somos extraños,
sumergiéndome en lagunas de ojos caídos en gracia
para descubrir un tesoro en la orfandad
de los pensamientos.
y si el aire me falta.
despierto a las olas para recuperar
los manotazos de ahogado
que olvidamos en el fondo del mar

:

:

:

Una anciana cree que no soy yo, me invita un tecito, y no es que yo tenga fijación alguna con la propiedad privada, es que de aquí se ve el mar y yo no podría costear tan onerosos predios. La inmensidad no me pertenece solamente porque no.

:

:

:

:

39 cordiales maneras de decirle no a los fantasmas
(1998-1997)

Gore

Tengo un problema
y tomo conciencia:
mi corazón es estéril e irradia ondas sonoras.
Mis huellas digitales –tengo testigos–
se están resquebrajando desde que era pequeñita
y podía sentarme en el carrito del supermercado.
No me sale amar
(dios sabe que he intentado)
pero la piel es una necesidad,
como la sangre para un vampiro,
alimenta mi soledad y al mirarme suspiro:
por qué soy totalmente esa parte de mí que nadie puede ver?

 

Tilsa Otta. Lima, 1982. Artista multidisciplinaria y poeta. Ha publicado los libros de poesía «Antimateria», «Indivisible», «Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo» y el libro de cuentos «Un ejemplar extraño». Ha escrito crítica cinematográfica, columnas de opinión y colaborado con el proyecto alemán Superdemokráticos. Forma parte de numerosas antologías de poesía, además de la compilación de comics «Venus ataca. 10 historietistas peruanas». Se dedica también al cine y al video. La imagen que ilustra este post es un dibujo de su autoría.