En algún lugar ninguno

Ferreira Gullar

 

Reflexión sobre el hueso de mi pierna

La parte más duradera de mí
………..son los huesos
………..y la más dura también

como, por ejemplo, este hueso
………..de la pierna
………..que palpo

………..bajo la suave cobertura
activa
de carne y piel
………..que lo viste y entero
me reviste
de los pies a la cabeza
………..esta vestimenta
………..fugaz y viva

sí, este hueso
la más dura parte de mí
dura más que todo lo que oigo
y pienso
más que todo lo que invento
………..y miento
………..este hueso
………………….llamado peroné
………..es, sí,
la parte más mineral
………..y oscura
de mí
ya que la piel
y la carne
………..irrigadas por el sueño y la locura

tienen, creo yo,
algo de transparente
y dócil
tienden a disolverse
a desvanecerse
………..para dejar en el polvo de la tierra
el hueso
el fósil

………..futura
………..pieza de museo

………..el hueso
………..este hueso
………..(la parte más dura
………..y la que más dura)
¿es la que menos soy yo?

:

:

El jazmín

………..me invade las narinas
………..al límite del veneno

así muy de cerca
ese aroma rudo es un oculto fuego verde
(casi hedor)
que me lesiona
………..las narices

entre el orgasmo y la muerte
mal pregunto
¿qué es eso un olor?
………..¿quién lo hace?
………………….¿la flor y yo?
……………………………¿un invento
milenario de la flora?
¿Cuándo? ¿desde cuándo?
¿ya estaría en la materia de las estrellas el olor de la lavanda?

Nace el perfume con los bosques
un silencio que se inventa en las plantas
viniendo de la tierra oscura
como troncos, tallos ramas hojas
………..el aroma
que se hace arbusto — un jazminero.

En los jardines de los edificios (en la calle senador Eusébio,
por ejemplo), en los matorrales,
son fábricas de aromas
fabricando jazmín anís lavanda

(algunos olores son perversos
como el anís
que a muchos poetas enloqueció
durante la belle époque;
ya el de lavanda
duerme manso en las gavetas de la ropa
en San Luis
y reenciende lo perdido)
Todo eso para decir que en la noche de ayer
………..arranqué flores de un jazminero
………..en Flamengo
y vine con ellas
………………….—un relámpago entre las manos—
………………….por la calle
sorbiendo su aroma salvaje
mientras cohetes Tomahawk caían sobre Bagdad.

:

:

Off price

Que la suerte me libre del mercado
y me deje
seguir haciendo (sin saberlo)
………..fuera de esquema
………..mi poema
inesperado

………..y que pueda
cada vez más desaprender
a pensar lo pensado
y así poder
reinventar lo cierto por lo errado

:

:

Addenda al poema desorden

Ya dije
………..en un poema
………..que el jazmín
es un sistema
un tipo de desorden
al que el olfato
………..pone orden

pero no dije
que el sistema-perfume
excede todo lo que el habla resume
………..o expresa
………..ya que no tiene sintaxis
………..ni forma
………………….que se mida
………………….u obedezca
a la gramática
corpuscular del olor

ni habla cabalmente
nada,
fuera del poema
………..se difunde el jazmín
………………….amorfo
………………….sistema
en la noche del jardín
mezclado a lo oscuro
de él no saben nada
la mirada
(pues no tiene contorno)
el oído
(pues no suena)
el tacto
(pues vuela)

………………….ya que es jazmín
………………….—aroma apenas—
el que, salvaje,
nos envenena

:

:

Reencuentro

Estoy rodeado de muertes.
Difuntos caminan conmigo a la salida del cine.
Son muchos,
………………….siento la presencia activa de las magnolias
quemando en su propio aroma.

Los muertos se acomodan a mi lado
como en una fotografía.
Se ajustan el paltó, el cuello de la camisa
y parecen alegres.

Es gente amiga
con nostalgia de mi
(supongo)
y que regresan de momentos intensamente vividos.
Intentan hablar y les falta la voz,
intentan abrazarme
y los brazos se diluyen en el abrazo.
Me miran a los ojos llenos de afecto.

¡Ah! cuánto tiempo perdemos, cuánta innecesaria discordia,
pienso pesar.

Es eso lo que perecen decirme sus resplandecientes rostros
en este atardecer de enero.

:

:

Galaxia

Aquí estuve
………………….en este
baño blanco
de piso blanco
de loza fría

aquí estuve
………..(estoy) en este hoy
día 3 de febrero
………..de 2003

………………….aquí
dentro de este silencio
de baño (de
lavamanos, de grifo
de vaso sanitario
de bidet)
………………….estoy
mortal
y conformado

estoy
en un tiempo blanco
pequeño (2m por
2m) ¿y eterno?
fuera de la muerte, yo,
futuro muerto
y allá afuera chisporrotea
la tarde célere
y clara
………..(relámpago en la
………..arena encandilante)
en la playa atravesada por vehículos
que van y vienen
por la avenida ruidosa
teniendo al fondo
………..horizontal
la masa pesada y azul
………..de la bahía

allá afuera (fuera
del baño, fuera
de casa)
………..la ciudad es una galaxia
que se mueve desigual
en sus diferentes estratos
………..veloz y lenta
y en contradictorias direcciones

una galaxia
que en su girar arrastra
nuestras vidas, nuestras
casas, nuestras
………..cajas
de recuerdos
llenas de papeles viejos y fotos
dolidas
………..de ojos que nos miran
de tiempo ninguno
ahora que son apenas manchas
………..y no obstante hablan todavía
en las polvaredas del cementerio doméstico
mezclado con hongos y moho
a orillas del hueco voraz

y la galaxia urbana
tiene como las otras
………………….cósmicas
insondables laberintos
de espacios y tiempos y más
los tiempos humanos de la memoria, esa
antimateria que puede
………………….en un instante
reencender lo que en la materia
se apagara para siempre

así
la ciudad girando
arrastra en su giro
pánicos destinos desatinos
risas llantos
luci-luciendo en los aposentos sombríos
de Urca, de Tijuca, de Flamengo,
y entremezclados a las conversaciones en la cocina
………..o en el área de servicio
el lijar de alguna puerta, el olor de Tonitrin,
el canto de los gorriones y el arrullar de las palomas,
rumores innumerables de la ciudad que es mucho más lenta
en las arboledas del Jardín Botánico con sus ardillas y
monitos
ágiles al moverse, seres que son de aquél universo de hojas,
y sumándose a esto la Plaza XV y la Isla Fiscal,
………..todo girando en torno a ese imaginario eje
………..—el baño,
donde estoy
(donde estuve)
………..y donde apenas escucho
el acelerar del motor de un ómnibus
(tal vez)
que pasa por la calle Duvivier
no sé con qué destino

:

:

Universo

Lo que vi del universo
hasta hoy fue poco
mas, si pienso en lo que mido,
puedo decir que fue mucho.

Sé, de leer, que el universo
es de tales dimensiones
que la propia luz sólo lo atraviesa
después de billones y billones

de años, y que en él hay
multitudes de galaxias y soles
que tal vez ya murieron, antes
de llegar su luz hasta nosotros.

De este modo, es correcto decir
que el cielo que ahora espío es pasado
y que hasta puede ser que
el universo que veo ya se haya acabado.

Mas, de hecho, no veo
a no ser en las revistas
de astronomía: el relampagueo
espantoso de infinitas

constelaciones brillar
en un abismo espectral y difuso
de gases y polvo estelar
que me deja confuso.

Y así, asustado y mudo,
mucho menor que un ínfimo
grano de polvo, con todo,
soy capaz de aprehender, en lo íntimo,

esas incontables galaxias,
esos espacios sin fin,
esa tiniebla y explosiones de lava.
¿Cómo todo eso cabe en mí?

El hecho es que cualquier vasta nube
preñada de soles ya muertos o futuros
no posee conciencia, ese oscuro
fenómeno surgido aquí en la Vía Láctea,

o mejor, en la Tierra, y tal vez
solamente en ella, no se sabe por qué,
pero que le permite al cosmos percibirse
a sí mismo, y tener ojos para verse.

Ojos que son los nuestros,
lentes minúsculos pero sensibles
que captan la luz de las nebulosas
venida de espacios y tiempos inconcebibles.

Es lo que dicen, ya que todo
lo que veo es, en la noche, apenas el brillar
de distantes luces en lo oscuro.
¿Son estrellas? ¿Planetas del sistema solar?

Somos algo reciente y raro
en el universo, como rara
es también la propia luz
de los soles de este sol que aclara.

Todo el universo es tiniebla.
inalcanzable vastedad oscura
dentro de la cual los soles, las explosiones
de gas y luz son excepciones.

El universo en su vastedad vacía
es espacio y tiniebla, es materia fría
donde no hay la más mínima señal
de vida o conciencia; lo que es mental

en él, a lo que se sabe, está en nosotros,
en el mínimo del mínimo existente
y lo que también en la tiniebla luce es nuestra voz
inaudible en el espantoso vacío silente.

Vi poco del universo: fuera del ala
de luz y polvo de la vía Láctea, lo que conozco
son las mañanas que invaden mi sala

 

Ferreira Gullar. São Luís, Maranhão, 1930 – Río de Janeiro, 2016. Nacido como José Ribamar Ferreira, fue un poeta, dramaturgo, ensayista, cronista y crítico de arte brasileño. En 1959, lideró un grupo de artistas que rompieron con el Concretismo, elaborando un manifiesto publicado el 22 de marzo de 1959, con las firmas de Franz Weissmann, Amilcar de Castro, Lygia Clark, Lygia Pape, Reynaldo Jardim, Theon Spanudis , dando origen al movimiento artístico Neo-Concreto. Ferreira Gullar fue militante del Partido Comunista Brasileño. Durante la dictadura militar en Brasil, entre 1964 hasta 1985, permaneció en el exilio. Es autor de varios libros de poesía, entre los que figuran: Muitas vozes (1999), O formigueiro (1991), Barulhos (1987), Crime na flora ou Ordem e progresso (1986), Na vertigem do dia (1980), Poema sujo (1976), Dentro da noite veloz (1975), Por você por mim (1968), História de um valente (1966), A luta corporal e novos poemas (1966), Quem matou Aparecida? (1962), João Boa-Morte, cabra marcado para morrer (1962), A luta corporal (1954), Um pouco acima do chão (1949), así como numerosos cuentos, crónicas, ensayos, guiones y obras de teatro. En 2014 fue nombrado miembro de la Academia Brasileña de Letras. Fue merecedor del premio Príncipe Claus, dos veces el premio Jabuti de literatura, el premio Machado de Assis y en 2010 el premio Camões, el más importante de la literatura en portugués.

Ariel Jiménez. Venezuela. Historiador y curador de arte moderno y contemporáneo. Estudió Historia del arte y arqueología en la Universidad de la Sorbona, París (DEA 1983). Ha publicado, entre otros títulos: La primacía del color (1992), He vivido por los ojos. Correspondencia Alejandro Otero/Alfredo Boulton. 1946-1974 (2001); Conversaciones con Jesús Soto (2001); Soto, un estudio monográfico (2007); Alfredo Boulton y sus contemporáneos. Diálogos críticos en el arte venezolano. 1912-1974 (2010) Carlos Cruz-Diez en conversación con Ariel Jiménez (2010); Jesús Soto en conversación con Ariel Jiménez (2011); Ferreira Gullar en conversación con Ariel Jiménez (2011),  Roberto Obregón en tres tiempos (2013) y Dolor cifrado, estudio monográfico sobre Roberto Obregón (2014).