El peligro de encender la luz

Pamela Rahn Sánchez

 

El peligro de encender la luz

Todo es repetición

vocales que se practican
pero nunca llegan
a entenderse

la misma línea
que me persigue

anudándome la seguridad
de encontrarme en mi propia sed

todo se mueve
todo se cae
todo se destruye

todo hace bum
y luego bam

todo resuena en esta casa
como el sonido del viento
cuando algo muere

pero yo sigo aquí

no soy un hueso
no soy un pájaro

ni siquiera revoloteo
intento descomponerme
o amarrarme
a cualquier cosa con vida

no tengo alas
no existo

solo me repito
en esta cuerda invisible

la anudo
con la regularidad próxima de una bombilla
que prende
y apaga
cada vez
que unos dedos sucios

quieren un poco de luz

:

:

:

:

Visita al supermercado

Un señor calvo rueda su carrito por el pasillo 16
apretando sus manos hinchadas
como grandes trozos de carne roja.

Una chica camina por el área de licores
abstraída en sí misma
frotando sus palmas resecas.

Los dedos de una mujer gorda y triste se repiten
………………………………………..sobre la misma
…………………………………………………naranja.

……………..Los transeuntes caminan
………………….observándolo todo.

El mismo programa de tv, sin volumen.

El mismo señor chino, revisando los productos chinos
perdido en su exilio interminable.

El mismo anciano de barba blanca, recostando su espalda
sobre la sección de atunes.

Repitiendo la historia de un ejercito, a un hombre
……………………………………………………que lo oye
–porque no tiene nada mejor que hacer–.

Una masa de personas
………………………..se mueven
…………………………en dirección a la caja.

Sus ojos son ahora, el mismo digito
……………………….hundido en plástico fino.

Encima de cartones blancos, pequeñas ratas escondidas
……………………….mueven sus narices.

Una voz mecánica
irrumpe el silencio:

Se necesita personal de limpieza en pasillo 16

:

:

:

:

El lugar de la tragedia

¿En qué piensas cuando contemplas
a la criatura emplumada mientras te anudas
las manos sobre el mantel y has dejado a un lado tu café helarse?

Luis Alberto Crespo

 

En mi casa
todos duermen.

Viven en sus mundos amarillos, perdidos en un
tiempo                       –         que los hace desaparecer.

Siempre al cuidado de flores secas
…………..o de agujas olvidadas en alguna esquina.

Inertes frente a los cepillos
como
…….gusanos de sal.

Alimentan sus pupilas, con la memoria
de aquellos días en que la felicidad
era una lengua húmeda
…………………….que babeaba
……………………herida de todo.

Encuentran clemencia en el lugar de lo breve.

Borrando sus ojos
…………………en la pasividad
…………………de todo lo que no
regresa.

:

:

::

Pamela Rahn Sánchez. Caracas, Venezuela, 1994. Realizadora Cinematográfica y guionista. Autora del libro El peligro de encender la luz (Todos tus crímenes quedaran impunes, 2016) y del plaquette Flores muertas en jarrones sin agua (Escrituras Indie, 2017). Sus poemas han sido publicados en distintas revistas electrónicas y en los fanzines PorqueTiemblan, Obituario, Mala Digestión, y Canibalismos. Forma parte de antologías Cosmoanónimos, HOT BABES y Amanecimos sobre la palabra. Creadora del fanzine B/POLAR. Escribe artículos sobre Cine y Literatura. Incursiona en el Collage, sus creaciones pueden encontrarse en su pagina Papeles Renacidos.